Noticias | Aula Matriz

Déficit de profesionales en programación - En el sector TI hay más empleo que profesionales



Noticia Aula Matriz

Hacen las páginas web por las que navegamos a diario; crean videojuegos y las aplicaciones móviles que ayudan a pedir taxi, un domicilio o escuchar música; inventan soluciones de tecnología para que las empresas tengan su contabilidad al día o hagan posible que las bases de datos las aproximen con los clientes. Hacen mucho, pero son pocos.

Son los desarrolladores de software, maquetadores y programadores que dieron el paso de la Revolución Industrial a la de las tecnologías de la información (TI). Cada día más, las empresas buscan jóvenes en este campo, pero se ha hecho más y más difícil con el paso de los años, pese al auge de las aplicaciones, del software y su uso intensivo en la vida cotidiana.
“Hace 10 años me tomaba un mes encontrar a un programador, pero ahora, son unos cuatro meses”, contó Hans Christian Boehlke, líder de Aldeamo, una firma de soluciones para dispositivos móviles.

En 1994 tuvo su primera empresa para el desarrollo de páginas web, y en el 2004 comenzó con Aldeamo, que usa la mensajería de texto para que quienes no tienen plan de datos puedan usar, por ejemplo, la banca móvil, o consultar sus datos en el Sisbén, sin necesidad de plan de datos o internet, en países como Colombia, Emiratos Árabes y Kenia.

La percepción de Boehlke no se aleja de la realidad. Según el Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (Mintic), el déficit de profesionales TI es de entre 29.105 y 11.059 personas, con el agravante de que cada vez hay menos jóvenes dispuestos a estudiar esto. Si todo sigue así, el déficit será de 93.000 en el 2018.

Pero según el nivel académico, el fenómeno es más evidente: en los programas técnicos y tecnológicos hay un ligero crecimiento, pero en el nivel universitario sucede lo contrario: mientras que en el 2007 se formaron 6.112 jóvenes en el país, en el 2012 la cifra cayó a 5.763.

Este déficit humano no se compadece con el crecimiento del sector. Según la Dirección de Impuestos y Aduanas (Dian), el sector TI vendió 6,2 billones de pesos el año pasado. El 64 % de esa suma vino de las consultorías de informática y de administración de instalaciones informáticas, y del desarrollo de sistemas.

Este año la industria nacional ha exportado 9,3 billones, y los ingresos operacionales han aumentado exponencialmente: 17,1 % en el 2013 y 30,7 % en el 2014.

Como resultado, se estima que en Colombia hay unas 4.000 empresas de TI (incluidos los call centers). De ellas, 772 se dedican a desarrollar software y 330, a probarlos. Juntas, crearon una oferta de 70.318 puestos de trabajo en el 2015, y seguirá aumentando exponencialmente en los próximos años.

Pero no solo las empresas de software necesitan este tipo de perfiles. Empresas con páginas web o interés en tener desarrollos para contactar clientes y proveedores ya tienen este tipo de perfiles en la mira.

Fuente:
Ver Más Aqui

¿Sirve la educación virtual?


La educación presencial es excluyente geográficamente ya que solo en algunos sitios se ofrece esta formación. La educación presencial es excluyente económicamente porque la buena educación es costosa. La educación presencial también es excluyente académicamente; a medida que avanza el proceso formativo, los estudiantes con menor desempeño son apartados. Por ello, en este modelo solo una selecta minoría logra acceder al nivel adecuado de formación que les asegura éxito profesional y económico.

La educación virtual por el contrario es incluyente. Según la define Salman Khan, fundador de la Khan Academy, “es un compromiso entre tiempo y aprendizaje”. En los programas presenciales el tiempo es limitado o fijo – tenemos los 45 minutos que dura la clase – y el aprendizaje es el variable: en estos 45 minutos Paula aprendió el 100 por ciento, Felipe el 80 por ciento y Juan el 65 por ciento. En la educación virtual, en cambio, el aprendizaje es fijo – todos aprenden el 100 por ciento - y tiempo es lo variable: a Paula esta lección le tomó 20 minutos, a Felipe una hora y a Juan tres horas.

Según una investigación del Departamento de Educación de Estados Unidos en 2010, los estudiantes virtuales tienen mejor desempeño que los presenciales. Además, los estudiantes virtuales tienden a ser auto-motivados, auto-disciplinados y auto-dirigidos.

Uno de los elementos básicos del proceso formativo es transmitir información. Algunos docentes son buenos en ello: emplean graficas, hacen comentarios graciosos, preguntas que cortan la monotonía y demás. Pero ni así supera a una computadora, que además de transmitir la información en el medio más adecuado para el estudiante: video, audio, animación, ejercicios, etcétera, puede repetirlo una, diez o cien veces sin sentirse molesto. Además, permite que el estudiante se detenga para complementar la información o solucionar dudas que le impiden comprender a cabalidad la lección. En el proceso de transmisión de la información, a un ser humano, por bueno que sea, le resulta imposible competir con un sistema de formación virtual. Esta competencia sería comparable a echarle un pulso a una Caterpillar

Noticia Aula Matriz

Si al proceso formativo virtual se le suma el aporte del docente para inspirar, servir como modelo y atender casos atípicos tenemos entre manos un excelente modelo formativo, uno que sin duda va a permitir que en el futuro todas las personas tengan la capacidad de recibir formación adecuada, en forma independiente de sus posibilidades económicas, y sin importar el lugar donde residan o sus características personales.

El principal inconveniente con la educación virtual es que no todo lo que brilla es oro. A diferencia de lo que ocurre con el metal precioso, que puede ser oro de 24 quilates, de 18, un baño de oro, o pintura dorada, en formación virtual se tiende a creer que todo lo que viene por internet es formación virtual, y no es así. Poner un PDF (texto) en un sitio web para que el estudiante lo lea, no es e-learning; apenas equivaldría a una capa de pintura dorada.

Faltan mecanismos para calificar públicamente la calidad de los programas de e-learning, y esto ha permitido que se presente como formación virtual cosas que no lo son o que no cumplen con los requisitos mínimos. Por ello, las iniciativas orientadas a difundir la calidad de las experiencias formativas son muy importantes. La desinformación ha retrasado la difusión y aplicación de contenidos virtuales que están disponibles y que en muchos casos son gratis.

Fuente:
Ver Más Aqui

Workshop gratuito: inteligencia artificial aplicada y soluciones Azure en:
Regístrate aquí
Pagos Aula Matriz 100% SEGUROS

- Para realizar el pago en efectivo puede acercarse en nuestras instalaciones (Calle 63 # 15 -18 Piso 3).
- Para realizar el pago por transferencia bancaria, por favor solicitar la información al correo capacita@aulamatriz.edu.co.
- Si desea realizar el pago mediante alguna de nuestras formas de crédito ( Sufi , Cooperativa Unimos o Fincomercio), por favor de Click en el siguiente enlace Información Créditos